AMANTES DEL CAMPO

miércoles, 31 de octubre de 2012

SEMBRANDO CEBOLLINO


Para estas fechas todos los años ya tenía yo sembrado mi cebollino. Este año el 9 de septiembre eché semillas autóctonas de cebollas moradas y blancas, que eran las que tenía empeño en sembrar. Pero lo tallitos del cebollino no han alcanzado todavía el grosor suficiente como para pasarlos a tierra y habrá que esperar al mes que viene para poder sembrarlas. Este aspecto lo tendré que tener en cuenta para el año que viene y adelantaré los semilleros al mes de agosto, para que para octubre estén las plantas listas para sembrarlas.


Desde hace un par de unos años le estoy comprando a un agricultor de Motril las plantas de cebollino que él mismo cría de sus propias plantas. Al retrasarse mi cultivo del semillero, le he vuelto a comprar un par de manojos (de 80-90 plantas cada uno) porque me podía el ansia de tener la tierra esperando al cebollino. Son cebollas babosas, extraordinarias de sabor y que pueden alcanzar un calibre considerable.


Lo primero que hago con el cebollino es cortarle las puntas, cuando las raíces son muy largas también se las  corto un poco. Con ello provocamos el nacimiento de nuevos tallos y ayuda a que las plantas agarren sin problemas.


Luego las distribuyo en la tierra, las voy colocando de dos en dos en el lomo del surco y cuando están todas colocadas las comienzo a sembrar. Suelo dejar unos 10 cm de distancia entra planta y planta, lo suficiente para poder luego hacer las labores que precisen.

Si la tierra no tiene humedad es conveniente, después de sembrarlas, echarles un poquito de agua. Yo en este caso no las he regado porque ayer por la tarde cayeron 27 l/m2 y estaba la tierra chorreando.

Ya solamente hay que escardar y regar cuando lo precise. Para febrero empezaremos a consumir las primeras cebolletas.


Por cierto, llevamos un mes de noviembre estupendo, en cuanto a lluvias se refiere. Ya llevo contabilizados en el Cortijo 210'5 l/m2. Si sigue el año así volverán a llenarse los acuíferos y tendremos reservas para cuando no llueva.

Cambiando de tema, las patatas están estupendas ya se han emparejado todas y han cerrado los surcos con sus matas. las lluvias de los últimos días les han venido muy bien. En cuanto se aclare el tiempo las sulfateré con cobre para que aguanten las rociadas y la humedad que estamos teniendo.


Dando una vuelta por la finca he comprobado que todos los injertos de mangos que he hecho este año han agarrado; que los aguacates han recibido las lluvias como un regalo y se les nota que han engordado; por su parte, las papayas de la próxima campaña están enormes y las guayabas de limón comienzan a dar abundante fruto.





Algunas matas de haba ya superan la cuarta de altura, estas de la fotografía son de hace unos días; ya prácticamente han salido todos los golpes y se ven las filas alineadas. Pronto tendré que labrarlas.

5 comentarios:

  1. Como siempre estoy disfrutando mucho con la lectura del blog.
    Yo sembré hace ya tres semanas un par de camaillas de cebollinos con plantones comprados. Algún dìa me gustaría recolectar semillas y plantarlas yo directamente pero... poco a poco. Por ahora con que me funcione la huerta ya voy sobrao.
    Gracias por el artículo.
    Un saludo

    Fernando Montero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando. Haces bien en tomarte las cosas con tranquilidad, en el huerto (y en la vida) da tiempo de hacer de todo y sin agobios. Pero si algún día necesitaras semillas autóctonas no dudes en pedírmelas, suelo tener bastante reserva de todo.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Te agradezco el ofrecimiento!
      Estoy pendiente de ir esta tarde a ver como va la huerta y el campo en general. El huerto puede tener unos tres metros por ocho de largo.
      Una cosa es que llueva y otra... por dios que manera de llover!
      Estoy deseando probar el vino que hemos hecho este año, ya han pasado mas de 40 dias desde el final de la fermentación primera y ya se puede ir bebiendo.
      Tenemos unas cepas de moscatel que ya tienen unos ocho años y este es el tercer año que hacemos algo de vino con las uvas que con esfuerzo conseguimos reservar sin comernoslas. Unos 60 litros. Somos novatos en el tema y creo que este año ha salido bueno.
      De estas tareas nos encargamos mi suegro, mi cuñao y yo aunque cuando hacemos la pisa de uva nos reunimos unos cuantos mas y hay que cargar hasta arriba la nevera de cervezas, jaja.
      Pues eso,
      Un saludo

      Eliminar
    3. Cuando leía tu comentario me acordaba de los años en que yo también hacía vino. Teníamos una viña en un pueblo del interior de la provincia de Granada, El Padul. La uva que teníamos era tempranillo, cabernet sauvignon y garnacha. Nosotros simplemente pisábamos el vino y los dejábamos que fermentara sin hacerle ni añadirle nada (algunos años sacábamos un vinagre extraordinario). El vino mosto nos duraba hasta febrero-marzo luego se nos iba. Desde que estábamos solteros, por Navidad, nos juntábamos algunos familiares y amigos que teníamos vino y celebrábamos el "Día de los Primos", que consistía en catar los diferentes vinos y votábamos para ver cuál había sido el mejor ese año. Ya vendimos la viña y dejamos de hacer vino, pero aún nos seguimos juntando, comprando de los cosecheros del lugar, y con niños y algunos con nietos, celebramos un buen día. Por supuesto que acompañábamos el mosto con chacinas y embutidos de la tierra y amenizamos la jornada con la música de nuestros tiempos.
      Al vino moscatel le tengo mucho respeto porque suele salir con mucho grado y no te puedes colar, pero está buenísimo.

      Eliminar
    4. Que tal gran compañero,
      Efectivamente nos ha salido un buen vino, dulce y altillo de alcohol por lo que va de maravillas para acompañar con las migas.
      Hace tres años planté unas 50 cepas de tempranillo, que por cierto no se como se darán por esta zona, y ya este año han dado sus primeras uvas. Mi intención es hacer vino tinto de aquí a algunos años. Por supuesto desconozco todo lo referente al tema pero bueno, iré aprendiendo poco a poco.

      Eliminar