AMANTES DEL CAMPO

martes, 28 de agosto de 2012

PATATAS DE VERANO

Por estas fechas las patatas que se recogen en abril o mayo suelen comenzar a brotarse si no se han utilizado   productos para evitarlo. Recuerdo de escuchar a mi abuela y a mi madre decir que para que las patatas no se broten había que echarle polvos.

Se aconseja que la patata esté en un lugar fresco y seco para su mejor conservación. Nosotros, en Almuñécar, no tenemos ni fresco ni ambiente seco, lo que adelanta también el brote de las mismas.

El caso es, que desde que recogemos la cosecha (este año ha sido el 20 de mayo) hasta estas fechas vamos consumiendo las de mayor tamaño y dejamos, como futura simiente, las más pequeñas.

Han quedado dos cajas para la siembra, una de ellas se la he regalado a los amigos Antonio Córdoba y Enrique (que se han echado también a hortelanos) y la otra la he sembrado esta misma tarde. El tamaño de la simiente es aproximadamente como la de un huevo, con lo que estas patatas se siembran enteras, sin partir.

En esta zona hay por costumbre sembrar las patatas en una tierra con jugo; es decir, que tengan bastante humedad (sobre todo las que se siembran por estas fechas veraniegas) y, como la lluvia nos tiene olvidada desde hace unos cuantos meses, pues, aprovechando que pasaba el agua por la acequia Almansa, le he dado un buen riego a la zona destinada a la siembra.

El domingo, pues, regué el principio del 2º bancal. Previamente había preparado los surcos para que no quedara nada sin mojar.

Hoy martes, ya que la tierra no estaba tan pesada, le he echado 5 sacos de estiércol de mis gallinas muy bien esparcidos por toda la superficie y he labrado muy bien toda la tierra, dándole un par de vueltas con el rotavátor. Posteriormente los surqué (la patata necesita surcos anchos de 80 cm más o menos) y lo tasquivé para conducir el riego.

Más tarde coloqué sobre los lomos de los surcos las patatas que iba a enterrar, distribuyéndolas a una distancia inferior a una cuarta.

Ya solamente quedaba sembrarlas. Yo, en esta ocasión, lo he hecho a mano, aunque cuando las siembro en líneas sin tasquivar suelo hacerlo con el mismo rotavátor, con lo que me ahorro tiempo y trabajo, pero como he tenido la ayuda del amigo Silvio, en menos de una hora hemos sembrado la caja de "papas".

Así pues, cojo el "mancaje" (el amocafre) y las voy enterrando a una profundidad aproximada de unos 8 a 10 cm., procurando siembre que nunca quede por debajo del suelo del surco, y se acabó.

En las fechas que estamos la tierra está muy caliente con lo que tardan unos 20 días en asomar las primeras hojas (durante el invierno tardan aproximadamente un mes en salir). La patata, en estas condiciones, no se ha de regar hasta que les vayamos a hacer la labor de aporcarlas, momento que aprovecharemos para echarle un poquito de potasa y fósforo.

Si el tiempo acompaña no habría que regarlas y para diciembre recogeremos la cosecha, que, para que sea buena, deberá de rondar las 8 o 10 cajas.


Cambiando de tema, ya es la época de los mangos. Los más tempranos suelen ser los de la variedad Irwin, aunque algunos Osteen, sobre todo en la zona de la Axarquía malagueña, también se vienen muy pronto. Los precios son similares a los de años anteriores, aunque se sospecha que cuando llegue el golpe de la producción bajarán considerablemente ya que se espera una cosecha abundante.


Los abortos de Irwin los han pagado muy bien, hace unos quince días se cotizaban en las corridas de fruta a 12 y 10 €. A mi me los pagaron ayer  a 3€. Voy cogiendo solamente el fruto que está en condiciones y la frutería de Loli me los quiere comprar todos, hay clientes de Granada que solamente le piden los mangos del Cortijo San José.

Hoy cogí un Osteen que ya estaba en su punto, lo he reservado para la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada