AMANTES DEL CAMPO

lunes, 3 de junio de 2013

OBTENCIÓN DE SEMILLAS DE PAPAYA

La manera más fácil de reproducir la papaya es mediante semillas. También se pueden obtener estas plantas mediante esquejes, pero es más laborioso y se tienen que dar una serie de circunstancias que lo dificultan.

En mi caso siempre he reproducido mis papayas utilizando semillas y siempre me ha ido bien.

Para obtener buenas semillas hemos de procurar que el fruto de la papaya esté totalmente maduro en la planta, de esa manera las semillas habrán alcanzado su pleno desarrollo.

Al abrir la papaya, mediante un corte longitudinal, se pueden observar la multitud de semillas que posee.

Lo primero que delata es estado de las mismas es su color, siendo de un negro intenso y brillante las que han alcanzado su plena madurez, las marrones y blanquecinas se han de desechar.

Se extraen del interior con cuidado las semillas, para no dañar el fruto (que después se lo toma uno en ensalada) y se lavan bien para quitarles la gelatina que las cubre. Posteriormente se esparcen sobre una superficie porosa para que se sequen a la sombra.

Las semillas de las papayas viene envueltas en una cápsula gelatinosa que evita que se reseque y, por consiguiente, aumentar su ya de por sí escasa vida germinativa.

Si se quieren sembrar las semillas inmediatamente después de cosecharlas es conveniente quitarles esa fina capita que las envuelve. De esta manera germinarán antes y con menos dificultad.

Por el contrario, si no se van a sembrar la semillas tras su recolección, mantendrán durante más tiempo su poder germinativo si no se les quita dicho envoltorio, pudiéndose conservar semillas de un año para otro.

A la hora de sembrar las semillas se puede hacer directamente en el terreno o bien en bolsas preparadas con mantillo que posteriormente pasarán a la tierra.

Nosotros utilizamos el segundo método; primero en bolsas y cuando alcanza la altura de un metro aproximadamente las pasamos a la tierra.

En otras zonas más cálidas las colocan en tierra directamente o esperan a que la planta alcance unos 20 centímetros, pero en nuestro clima corremos el riesgo de perderlas. Nuestros inviernos no son plenamente subtropicales y las bajas temperaturas de enero y febrero suelen pasarles factura. A mí concretamente este año pasado se me han perdido 15 plantas de las 16 que sembré de ese tamaño tan pequeño, sin embargo, cuando las he sembrado con una altura superior al metro, han sobrevivido todas.

Este año voy a hacer la prueba de sembrar semillas recién cosechadas (cogí el fruto el pasado viernes), otras que coseché el año pasado y también con unas semillas que tengo de papayas de Brasil, que me regaló Silvia y que ya tienen tres años.

Quiero experimentar por mí mismo los diferentes poderes germinativos de las semillas y así poseer más datos sobre su germinación, ya comentaré los resultados.

3 comentarios:

  1. Hola, me gustaría saber si vende papayas y siendo así, donde podría ir a comprárselas

    ResponderEliminar
  2. QUE DE CIERTO ES DE LAS SEMILLAS HEMBRA Y MACHO Y SI ES ASI COMO LAS DISTINGO
    GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. Si que es cierto que existen plantas macho, hembras y hermafroditas.

      Eliminar