AMANTES DEL CAMPO

jueves, 12 de julio de 2012

TOMATES DE INVIERNO


En la Costa Tropical de Granada es posible criar tomates al aire libre durante el invierno.


Existe una variedad local, que sembrada en zonas bien orientadas hacia el Sur, soporta perfectamente las temperaturas de nuestros inviernos, que por otro lado no son nada frías (la media del mes más frío suele estar por encima de los 12º C) y que tienen pocas exigencias de agua, si el año es medianamente lluvioso no hay que regarlos. Son los aquí llamados "tomates negritos", muy apreciados tanto por su sabor como por su aroma.

Es curioso pero esta variedad de tomates se comporta mejor con temperaturas suaves que cuando hace mucho calor. Yo los tengo sembrados en el Cortijo en el huerto de verano y su matas no son espectaculares ni abarcan una superficie amplia, no adquieren gran desarrollo.


Los lugareños, para el invierno, los suelen sembrar junto a los taludes de los bancales, orientándolos hacia la pendiente sin necesidad de encañar, con la ventaja de que la lluvia resbala por la ladera evitando que se encharque la tierra y se pudra el fruto. Hay quien les coloca ramas secas debajo para que los tomates no tengan contacto con el suelo.


Esta variedad de tomates suelen sembrarse a partir de la segunda quincena de agosto, cuando las temperaturas refrescan un poco y las tardes empiezan a ser más cortas, con lo que las semillas hay que echarlas a mediados de julio para que estén listas a tiempo.


Ayer eché en agua, para que se vayan hidratando 35 semillas y hoy por la mañana las he sembrado en una jardinera. Como eran muy pocas semillas las he colocado bien separadas, para que tenga su espacio las raíces, luego se cubre con un poquito de mantillo y finalmente se riegan abundantemente. Hasta que salgan y estén bien desarrolladas las plantitas no les puede faltar el agua, luego se la iremos restringiendo poco a poco.


Ya se sabe que las plantas se han ido adaptando a su tierra y a su clima correspondiente, de ahí la cantidad de variedades que hay dentro de cada especie. Los tomates gordos abarquillaos son del interior de la Península y solamente se dan en verano. Yo los he sembrado este año en el Cortijo (en la primavera y en la costa) y de las 8 variedades que he tenido han sido los que mejor resultado me han dado. Y es por ello que me he animado y, por experimentar, he echado otra jardinera de semillas de tomates abarquillaos para sembrarlos también el mes que viene y ver como se comportan durante el invierno.


El amigo y maestro en horticultura Ángel Alaminos me ha recomendado que eche las eras de semillas a primeros de agosto, que con el calor que tenemos se crían las plantas en dos días y luego se siembran a finales de agosto o primeros de septiembre. Pues bien, a primeros de agosto echaré más semillas, para que no nos falten tomates el próximo invierno. Él también me ha dado unos cuantos consejos en cuanto a lunas, a menguantes y a crecientes, yo no suelo llevarlo en cuenta, pero ya contaré en otro post su teorías sobre las fases de la luna.


Que bonita está la Vega de Río Verde con los chirimoyos brotando, por donde mires es un espectáculo de luz y color.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada