AMANTES DEL CAMPO

sábado, 18 de junio de 2011

HACIENDO TURISMO

El miércoles pasado compartimos un día excepcional con el primo Víctor. Yo ejercí de guía turístico y le estuve enseñando el conjunto monumental que tenemos en el cortijo. Vimos los pimientos barrocos, aunque por sus hojas se están volviendo platerescos; visitamos la majestuosidad de los tomates pertenecientes al periodo clásico griego por la armonía de las formas y su adaptación a los cánones; también vimos las papayas rembranianas (ya sabéis, con su grandes volúmenes) y no veas, cuando llegamos a los calabacines románicos con su sobriedad fálica. Pero bueno, lo que más le gustó fue experimentar la sensación de coger, por primera vez en su vida y directamente de la mata, los pimientos y tomates con sus propias manos.
No paraba de emitir expresiones de asombro e incredulidad y cuando veía el resultado de lo cosechado no daba crédito a sus ojos. Me decía: "Primo qué suerte has tenido, si viviera en Almuñécar me vendría al cortijo contigo todos los días".

Finalmente recogimos 1 caja de tomates, casi 3 cajas de pimientos, 10 calabacines, 1 papaya, unos aguacates Reen y 1 bolsa de ciruelas. Por supuesto, también se llevó unos poquitos huevos de las gallinas.

A la vuelta del campo, continuamos la visita turística y le enseñé el acueducto romano del Cercado, uno de los monumentos más bonitos y desconocidos de la provincia de Granada.

Cuando terminamos de alimentar la vista y necesitados de un merecido descanso nos fuimos a aliviar la deshidratación corporal con unas cervecitas Alambra.


Haciendo balance de nuestra jornada concluimos que lo mejor de todo había sido la recolecta de hortaliza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada