AMANTES DEL CAMPO

jueves, 14 de julio de 2011

FRUTAS TROPICALES

Recuerdo que en mi infancia, para comer la mayoría de las frutas, teníamos que esperar al final de la primavera o al verano. Primero las cerezas, luego los albaricoques, las ciruelas, los melones, las sandías, los melocotones, etc. Hoy día, muchas de ellas las disfrutamos todo el años, bien gracias a los invernaderos o porque se guardan en cámaras y las van sacando al mercado poco a poco.


Las campañas de aquellas frutas duraban poco ya que los medios de conservarlas todavía no estaban muy desarrollados. Así que llegábamos al invierno y los frutos escaseaban, salvo las naranjas. La mayoría de los árboles tiraban la hoja en otoño y durante el invierno estaban "pelaos" hasta que volvían a tomar vida en primavera.



Por su parte, muchos de los frutos tropicales introducidos en España poseen, en este sentido, un ciclo vital diferente. Así, los chirimoyos echan la flor desde el verano hasta el otoño y comienzan a producir en otoño e invierno respectivamente. Los aguacates florecen en invierno y primavera y echan la fruta en el otoño e invierno siguiente y las guayabas echan las flores en verano y nos las comemos también en otoño y en invierno.


Pero otra particularidad de estos frutos es que sus campañas productivas son muy amplias, ya que están dando fruto durante varios meses, a diferencia de nuestras frutas tradicionales. El chirimoyo y las guayabas comienzan a madurar en septiembre-octubre (según zonas) y terminan de dar en febrero-marzo (también según zonas). Por su parte los primeros aguacates los podemos recoger en octubre y, en algunas variedades, se pueden juntar los frutos de varias campañas. Yo, de hecho, tengo aguacates de la variedad Hass del año anterior con frutos de la presente campaña (la foto superior izquierda muestra frutos de la campaña pasada, en la que hay a la derecha vemos frutos de la pasada temporada y de ésta y en la que hay debajo de la primera podemos ver el árbol cargado de aguacates para la próxima campaña).

En estas imágenes laterales podemos observar guayabas de limón en flor y con fruto. Para septiembre probaremos las primeras, esta variedad suele estar dando hasta noviembre. Las de fresa son más tardías y duran hasta febrero-marzo.


Es pues un lujo poder disfrutar durante todos los meses del años de frutas frescas, cogidas por uno mismo, directamente del árbol.

Aquí en estas fotografías o muestro como están a día de hoy los mangos Osteen (foto inferior) y Keitt (derecha).












2 comentarios:

  1. Maravilloso clima , el de vuestra zona. Y maravilloso blogg.
    Me gustaria preguntarte acerca de guayabas y mangos .... la pasada primavera plante unas semillas de guayaba y una germino fuerte y alta , ha estado fuera todo el invierno y ha sobrevivido , ahora esta empezando a brotar ( vivimos zona costera al sur de la provincia de Barcelona ) .Me gustaria saber si las guayabas es necesario injertarlas ? Si dara fruta ?
    Y la otra cuestion es acerca de semillas de mango , podrias venderme un par de semillas de gomera 3?
    Me gustaria sembrarlas en maceta antes de pasarlas al jardin.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nicole. No es necesario injertar las plantas de guayabas a no ser que quieras tener otra variedad diferente a la de origen. Echará frutos sin problema, tranquila.
      En lo referente a las semillas de mango gomera 3, sobre el mes de agosto-septiembre me escribes al correo del blog: cortijoalmunecar@gmail.com y te envío unas pocas es que no hay hasta esa época. Saludos.

      Eliminar