AMANTES DEL CAMPO

martes, 6 de septiembre de 2011

BRICOLAGE


Llevaba tiempo con ganas de meterle mano al banco de madera del porche. Meterle mano en el sentido de pegarle una mano de pintura, pero en el campo siempre hay tantas cosas que hacer que lo vas dejando y dejando, hasta que dices: hasta "hoy" hemos llegado y a coger la brocha se ha dicho.



Compré la pintura a que el amigo Juanito, que abre temprano, y pillé el camino del cortijo. Cuando iba por el Camino de la Vega Segunda, paré en el almacén de materiales y eché unos saquillos de cemento. Ya mismo comenzamos con las chapuzas.

El banco del porche es una donación del amigo Pepe Guevara, lleva en el cortijo 8 o 9 años y no le habíamos hecho nunca nada. Uno de los motivos por lo que le tengo cariño es porque lo hizo Pepe con sus propias manos. Lo tenía en su chalet del Puntal y cuando lo vendieron quiso que nos lo trajéramos al cortijo. Otro día os hablaré con más detalle de este hombre tan particular y que tanto ha hecho por el cortijo.

Pues manos a la obra, puse mi musiquita de "El Muro" de mi grupo favorito Pink Floyd y barrote a barrote, palo a palo, me lo cepillé en un par de horas.

Estaba tan animado con el trabajo bien hecho, que al ver los hierros de la mesa de madera con ese color que no decía nada, me decidí también a pintarlos. Bueno el resultado no ha sido malo, sí un tanto original.

La mañana estaba espléndida, corría una ligera brisa y, como se puede ver en las fotografías, el verdor de los chirimoyos de la vega provocaba un contraste impresionante con el mar y el cielo al fondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada