AMANTES DEL CAMPO

martes, 13 de septiembre de 2011

VISITA DEL TÉCNICO AGRÍCOLA

Desde hacía tiempo tenía interés en que algún especialista en la materia le echara un vistazo a los bancales de mangos.

Yo siempre he seguido las instrucciones que me han ido dando los técnicos relativas a la siembra, desarrollo y mantenimiento de las plantas de mango, pero necesitaba la aprobación, el visto bueno  sobre el terreno de un experto en la materia.



Pues bien, ayer tuve la suerte de que se pasara por el cortijo el técnico de la finca municipal El Zahorí, nuestro amigo Dioni. Departimos durante más de una hora los pormenores del cultivo del mango. Yo hablo, pero a Dioni no lo podía callar.


En primer lugar me aconsejó que, cuando termine las reformas del muro sobre el primer bancal, que lo siembre de mangos, de la variedad Osteen, en una sola fila, pero con un marco de plantación de 2'5m. entre planta y planta.


Sobre el bancal de encima del cortijo me dijo también que era ideal para mangos, que estaba muy abrigado, soleado y se darían estupendamente.


Respecto a los mangos del 2º y 3er. bancal me comentó que estaban estupendos. Estuvo revisando los injertos, vio que estaban pinzados correctamente, Pero me dijo que en los próximos injertos que haga, realice el corte del tallo más alto, de esa manera evito tener que encañarlos posteriormente, ya que la misma rama del árbol me serviría de soporte para poder atar los brotes nuevos. Me dijo que la madera del mango se envejece mucho con el sol, con lo que hasta que el follaje no le de sombra al tronco, es conveniente durante el mes de abril blanquearlos con cal apagada. Respecto a introducir otra fila de mangos en el centro del bancal, a tresbolillo, me lo quitó de la cabeza; comentó que algún día se estorbarían y que la disposición actual de las plantas estaba perfecta (marco de 3m.).



Sobre los mangos antiguos, me dijo que el Nº 1 y el 3 sí que eran Irwin, pero que el Nº 2, que yo pensaba que lo era también, aseguró que era Tommy Atkins. Dice que es de las variedades más insípidas, que sufre ablandamiento pegando al hueso y que no interesa ni para la casa. Me aconsejó que sobre el mes de abril lo cortara, blanqueara el tronco, tapara con alquitrán los cortes de las ramas más gruesas y, al segundo año, lo injertara de la variedad Keitt. Resulta que el que yo llamaba "Osborne", también es Keitt, con lo que con esas dos plantas tendría fruto (para la casa) en fechas tardías, se viene para noviembre.




Comentó que en cuanto baje la temperatura las plantas de mango van a parar su crecimiento, pero que mientras siga el tiempo así, que no les falte agua, ya que había que aprovechar las últimas crecidas del verano.


Me aconsejó también que era conveniente dejar tres brazos a partir de la cruz del árbol, sobre los que irían los futuros injertos, me señaló la altura ideal para realizar los mismos y la conveniencia de eliminar los tallos largos, que puedan doblar las ramas, y, porque al hacerlo, la planta engorda más del tronco, que es lo que nos interesa al principio.


Al preguntarme sobre la semilla que usaba como árbol patrón, le enseñé la planta con los frutos y me dijo que era el mejor, su nombre es "Gomera 3" y es el mismo que ellos utilizan en la finca experimental.


En fin, la visita fue muy provechosa y lo que más me gustó fue que se llevo muy buena impresión sobre las plantas, que las veía fuertes y sanas, dijo que ya le gustaría ver fincas de mangos tan bien mantenidas como la mía. Yo me quedé un tanto descolocado, porque creía que me iba a tirar un poco de las orejas.

Finalmente me aconsejó tres tratamientos para el mantenimiento del mango:

1º Sobre la Bacteriosis, suele ser unas manchas negras que le salen en las hojas, dijo que le aplicase oxicloruro de cobre al 50% desde mediados de octubre hasta principios de abril.


2º Para el Oidium o ceniza, debería de aplicarle bayfidan o nustar, entre abril y junio.


3º, que era el que más me interesaba, me comentó que existía un producto que evita la floración de la planta, sobre todo, cuando todavía las éstas están pequeñas. Se trata de usar Fructyben, cuyo principio activo es el ácido giberélico al 1'6%, en cantidad de 10cc. por litro de agua. El tratamiento consiste en tres aplicaciones: a finales de octubre, a finales de noviembre y a finales de diciembre.

Dijo que no usáramos mojante en el ácido giberélico, en los demás si era conveniente.

Bueno y allí me dejó asimilando todo lo que me había dicho, que en resumen es lo que os acabo de comentar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada