AMANTES DEL CAMPO

viernes, 18 de noviembre de 2011

HUERTO DE INVIERNO: 2ª PARTE


Resulta muy satisfactorio consumir productos cultivados por uno mismo y, sobre todo, si lo haces de forma sana y natural.


Algunas veces pienso que muchas de las enfermedades que padecemos, en esta sociedad tan moderna y avanzada que tenemos, son consecuencia de la mala alimentación que realizamos.


Pienso que debería de estar más controlada la alimentación de los animales; no es normal que para engordar un pollo en una granja se tarden dos meses y que para criar un pollo de corral se tarden seis. ¿Qué comen?, imagino que todo será legal, pero ¿es sano?¿es natural? Lo mismo ocurrirá con cerdos, vacas, gallinas...


También me pregunto si los productos que se utilizan en el campo son saludables, no digo ya legales, que confío en la responsabilidad de los agricultores y así sean, pero ¿están bien estudiadas las consecuencias que a largo plazo pueden producir estos productos en la salud humana?

Es mejor no pensarlo, pero creo que el aumento de las enfermedades cancerígenas que padecemos tiene algo que ver con lo que comemos. Ahora que uno pasa de los 50, empiezo a mirar a mi alrededor y no me gusta mucho lo que veo.

Así pues, tenemos que cuidarnos todo lo que podamos y, si tenemos la posibilidad de cultivar nuestros propios productos, mucho mejor.

Aunque no somos autosuficientes con los productos que obtenemos del Cortijo sí que son un porcentaje cada vez mayor de los alimentos que consumimos y espero que con el tiempo este porcentaje aumente.

El miércoles compré 30 lechugas, 10 brócolis, 10 coliflores y 5 acelgas. Los puerros todavía estaban muy pequeños y no los compré, necesitan un mínimo de tamaño para que la tierra no se los coma.


Las coliflores y los brócolis los siembro a una distancia de 50 cm, más o menos, y en la cara sur del surco. Entre una planta y otra siembro un par de lechugas. Las lechugas se vienen antes y para cuando el brócoli está grande ya nos hemos comido las lechugas. En la otra cara del surco siembro el resto de las lechugas.



Después de la siembra hay que echarles un poquito de agua repitiendo el riego los dos o tres días siguientes, para que las plantas agarren. Yo suelo hacerles una pequeña poza con lo que no tengo que llenar el surco entero. Para el fin de semana se esperan lluvias por nuestra zona así que durante un tiempo estaré descuidado de los riegos.


Por su parte, las acelgas deben de estar sembradas con un marco de plantación superior, ya que se abren mucho y necesitan espacio para sus hojas.

He tenido tiempo también de escardar las habas. Siguen con su buen pinta y, aunque la tierra tiene humedad, les vendrá muy bien las lluvias de este fin de semana; las habas necesitan agua con frecuencia.

También llovió el martes 5 litros y el jueves 1 litro más.

Aproveché el miércoles también para rellenar el trozo de muro que habíamos levantado el domingo anterior.

El relleno del muro ha de ser de escombros, cascajo o material que no absorba el agua y se dilate para evitar que empuje al muro y lo puede tirar, nunca de debe de rellenar con tierra. Eso sí, hay que colocarle unos buenos tubos de drenaje para evacuar las aguas que se filtren, aunque lo ideal es cubrir la superficie con hormigón y que sea mínima el agua que se filtre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada