AMANTES DEL CAMPO

domingo, 26 de febrero de 2012

"DÍA DE LAS HABAS" 2012


Como cada año nos hemos reunido la familia y amigos para degustar las primeras habas de la temporada. Se ha convertido ya en una tradición con diferentes fases (recolectarlas, desgranarlas, cortarlas, freirlas y comérselas) y en todas ellas se disfruta con toda intensidad.

Es un día sin fecha previa, que depende del estado de maduración de esta exquisita leguminosa y que cada año esperamos con ansias renovadas.

El "cuñao" Rafa y yo madrugamos para preparar el Cortijo y recoger la habas fresquitas de la mata. Al principio, aunque íbamos bien desayunados, de tres habas que cogíamos dos iban "pa dentro" y una para el cubo. Viendo que no avanzábamos tuvimos que invertir el proceso.

Cogimos 3 cajas en total. Las más gordillas cayeron crudas y las medianas se cortaban sin pelar, es decir, con cáscara, de un centímetro más o menos de grandes (manos no faltaron para tal misión). A nosotros nos gusta el forraje, como decía el Lolo. Las habas con cáscara tienen un sabor más intenso (la verdad es que nos comemos todo lo que nos echen, tenemos todos buen saque). Las preparamos de dos maneras: con cebolletas, recién cogidas del huerto y con ajos.


Sobre las once y media empezaron a llegar los primeros comensales, el resto no tardó mucho más, nadie se quería perderse un minuto de buena y grata compañía (algunos hicieron casi 200 km. desde Abla -Amería- para estar con todos nosotros en  Almuñécar).

Finalmente nos juntamos 27 comensales y 4 visitas más que se acercaron en busca de un momento de diversión. Como siempre, estaba toda la familia Líndez al completo, salvo la tita "Joaqui" y la viajera de la familia, Beatriz, que se ha ido a tierras húngaras, resulta que a pasearse en una limusina por las calles de Budapest. Encabezaba la comitiva la abuela Encarna. Estuvo también la familia Cordón y  Rafa sobrino con sus respectivas proles, el Lolo ya mencionado con Mari Paz y los amigos Segundo y Manola de Nerja. Por supuesto, en estos momentos, nos acordamos de los que están lejos por tierras riojanas y, como no, del primo Víctor Maldonado, que no nos pudieron acompañar, esperemos que el próximo año puedan estar con nosotros en este día.

Por esta parte de Andalucía se suelen comer las habas de muchas maneras, pero las más populares y castizas consisten en comérselas crudas con salaíllas (que vinieron de Granada capital) y fritas con jamón, en ambos casos se revuelven con huevos (que en nuestro caso podéis imaginar que son de nuestras gallinas). Por supuesto, tales manjares han de estar bien acompañados con un buen vino, que esta vez vino de La Rioja y de Abla (mosto de este año) o cervecita bien fría.

Éste año la cesta de Navidad de la tita "Joaqui" ha sufrido los recortes de la crisis económica y le eliminaron la paletilla que ya era tradicional en ella. En su lugar el "cuñao" Jose la ha sustituido, ni más ni menos, por una buena pieza ibérica traída desde Mérida ex-profeso, la verdad es que no hay mal que por bien no venga y el cambio ha sido a mejor.

Como ocurre siempre que tenemos las estimable compañía del Lolo y su señora no podíamos negarnos a la sugerencia de que nos hiciera un arroz. Es irresistible tamaña tentación, pero el "Arroz del Lolo" es ya famoso a ambos lados del Atlántico, si no, que se lo pregunten al Padre Patricio de Honduras.

El día acompañó, aunque soplara una ligera brisa de poniente. Los niños no pararon de jugar al fútbol, los más pequeños iban cada dos por tres a ver si las gallinas habían puesto otro huevos (las pobres estaban estresadas). A las adolescentes y universitarias les di un paseo por la finca y les estuve enseñando los productos del huerto y las variedades de subtropicales que teníamos en el Cortijo. Los más mayores recogimos naranjas de zumo, de la sangre, dulces (de la Reina), aguacates, chirimoyos, limones, se fueron todos bien preparados.


Cuando cayó la tarde comenzamos a recoger, muchos tenían por delante una larga travesía por carretera. Algunos, los más rezagados, vieron las primeras horas del día siguiente en "Los Pajaritos" de Almuñécar, con lo que hoy teníamos los cuerpos un poquito cortados.

En la despedida nos emplazamos hasta el próximo año, Si Dios quiere, como se suele decir, que nos volveremos a juntar para celebrar "El Día de las Habas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada