AMANTES DEL CAMPO

sábado, 18 de febrero de 2012

PREPARANDO LA TIERRA PARA EL HUERTO DE PRIMAVERA-VERANO


Esta semana el trabajo me ha dejado poco tiempo para el campo, ha sido hoy sábado cuando le he dedicado casi todo el día. Tenemos que preparar la tierra porque ya mismo estoy sembrando el huerto de primavera-verano.

El miércoles arreglé los surcos del segundo bancal donde tengo pensado sembrar los tomates Rojos y los pimientos del Terreno, que me va a proporcionar Elvira Tere.


El jueves, en un clarillo que tuve por la mañana,  preparé la tierra de la hoya, junto a las patatas. En ese lugar irán los tomates Morados y los pimientos de Granada (ambos han nacido en el semillero).

El jueves por la noche llovió en nuestra Costa Tropical (inesperadamente), cayeron 7'5 litros y el huerto agradeció el remojón.

Cuando fui el viernes al Cortijo di un paseo por el bancal de los aguacates y sopesé la posibilidad de ararlo aprovechando la lluvia caída.

La tierra que pega al pozo, en ese bancal, lleva 4 o 5 años sin labrarse y ya le tenía ganas. Estaba esperando una oportunidad para hacerlo y finalmente me he decidido, así que hoy sábado, por la mañana, lo aré entero, hasta el final. Por la tarde lo estuve surcando y arreglando las puntas.

En este bancal sembraré tomates Corazón de toro y Abarquillaos, berenjenas y pimientos Italianos.

Alguien podría preguntarse el por qué no sembrar todos los tomates juntos, los pimientos por otros lado, al igual que las berenjenas. La razón es sencilla se trata de evitar  la más posible el intercambio de polinización entre unas variedades y otras.

Los especialistas recomiendan una distancia de 250 m. entre unas plantas y otras, pero yo no tengo tanto espacio y a lo mucho que puedo aspirar es a sembrar una variedad diferente en cada bancal.

Si nos ponemos a pensar, nuestros padres y abuelos tampoco contaban con espacios enormes donde llevar a cabo dicha diferenciación, estoy convencido que ni siquiera se lo plantearían. Ellos sembrarían todo el huerto junto, como hacemos nosotros y llevarían a casa de vez en cuando, como algo anecdótico, algún ejemplar extraño mezcla de una variedad y otra. Se lo enseñaría a la familia comentando "mirad, en una mata de tomates Corazón de toro ha salido éste con esta forma alargada".

Si se guardaran esas semillas y las volviera a resembrar en los años siguientes estaría creando de forma natural una nueva variedad de tomates, que podrían llamarse tomates de "Corazón estirao".


Hemos empezado a recoger lo primeros brócolis y estamos terminando las lechugas primeras, Las siguientes están ya muy grandes y en una semana comenzaremos a consumirlas.



Bueno, en estos momentos me siento un poco cansado. El rotavátor que tengo es un Piva de gasoil de 12 cv. y cuando lo utilizo durante mucho tiempo me deja el cuerpo molido. Pero no es nada comparado con la satisfacción de ver la tierra recién labrada y surcada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada