AMANTES DEL CAMPO

domingo, 9 de enero de 2011

PODA Y ACLARADO DE NÍSPOROS

Hoy he podado y aclarado el nísporo del camino de acceso al cortijo y los 3 que hay en el camino hacia la hoya.


El nísporo es un árbol de porte mediano, aunque puede alcanzar gran tamaño, de rápido crecimiento y que requiere de puntuales labores para que su fruto sea lo mejor posible.
Debido a su rápido crecimiento al nísporo hay que formalo y renovalo anualmente, para que no se nos suba de tamaño y, sobre todo, para poder realizar las labores que requiere sin necesidad de subirnos al árbol. La tendencia hoy día en las plantaciones de frutales es la de rebajar la altura de los árboles, acortando la longuitud de las ramas, y aumentado la densidad de las plantas por explotación.
Otra labor que hay que hacerle al nísporo es la de aclarar sus frutos. Al final de cada rama del nísporo surgen los ramos de flores, que después se convertirán en sus frutos. Cada mano de flores del nísporo desarrolla entre 30 y 150 flores.

En clima que tenemos en nuestra zona posibilita que la mayoría de ellas se transformen en fruto y si no llevamos a cabo el aclareo, el tamaño de las mismas sería minúsculo, de una canica.
En esta época del año, en nuestra zona, la mayoría de las flores ya han cuajado, con los que se debe de llevar a cabo este aclareo. En climas más frios o con riesgos de heladas tardía hay que esperar para hacer este aclarado del fruto, y evitar perder la cosecha.

La costumbre que yo tengo es la de dejar entre 2 y 3 frutos por ramo de flores, suprimiendo los más débiles y dejando las níporas, que ya apuntan, de mayor tamaño. De esta manera a finales de marzo (debido a la buena orientación del cortijo se adelantan mucho) podemos empezar a degustar estos frutos con unos calibres considerables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada