AMANTES DEL CAMPO

sábado, 29 de enero de 2011

TRAS LA TEMPESTAD VIENE LA CALMA

Hoy ha amanecido un día espléndido. El cielo estaba totalmente despejado y el horizonte limpio y claro.


La tierra estaba muy pesada por las lluvias de ayer y antes de ayer , con lo que no se podía trabajar. Uno de los cuidados que siempre hay que tener cuando llueve (o cuando la tierra está húmeda) es no pisar en ella, sobre todo si es para cultivo. Si se pisa la tierra húmeda se apelmaza, se pone muy dura para trabajar y pierde su equilibrio vital.


Ante la imposibilidad de trabajar en el campo, he estado haciendo algunas chapuzas: he arreglado el fregadero que hay junto a la barbacoa, que se había soltado un tubo; he trasegado las patatas, quitando las que había podridas y separando las pequeñas  (para comérnoslas asadas, sin pelar, con mojo picón) y  las medianas y grandes, para el consumo de la casa; también puse una lavadora de ropa de trabajo y hasta le di un barrido al porche.


Cogí un poco de fruta: naranjas, limones y aguacates.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada