AMANTES DEL CAMPO

jueves, 3 de febrero de 2011

ARANDO LA TIERRA

Esta tarde he arado con el rotabatos el principio del segundo bancal, lo que tuve sembrado de patatas. Mi mulilla mecánica es una Piva de 12 caballos, de gasóleo. Lleva con nosotros más de 20 años. Hace dos años le hice una buena revisión y quedó como nueva, arranca a la primera y tiene mucha fuerza. Hace también mucho ruido con lo que nos ponemos protección en los oídos, hemos de adoptar siempre todas las precauciones posibles en el trabajo para evitar accidentes o lesiones.


La tierra estaba en su punto, húmeda, pero no pesada. Le he dado dos vueltas en segunda marcha, sin darle mucho gas y ha quedado muy bien. Es conveniente no profundizar mucho cuando aramos. La tierra con los principales nutrientes ocupa entre 20 y 40 cm. de anchura y es conveniente mantener siempre su equilibrio. El estiércol que eché el otro día ha quedado enterrado.

Después he surcado la tierra con el surcador.



El resultado ha sido espectacular. La tierra ha quedado lista para ser sembrada. Dos días antes de la luna llena de febrero sembraré los tomates y los pimientos extratempranos. Otro día os comentaré la influencia de la luna en los cultivos. 

Bueno así ha quedado la tierra: 

En los próximos días la arreglaré y la prepararé para el riego. De momento está arada, oxigenada y nutrida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada