AMANTES DEL CAMPO

lunes, 28 de febrero de 2011

RIEGO DE PATATAS Y HABAS

Ya llevamos casi una semana sin que llueva y, como los pronósticos no son muy favorables, he decidido regar las patatas y las habas.

Respecto a las patatas sigo pensando que no van a ser muy buenas. Las matas no han adquirido el tamaño habitual, por lo que imagino que lo que hay debajo no va a tener muy buena pinta. Yo, para que no quede por nuestra parte, les he dado un buen riego con el agua del pozo. Esperemos que engorden algo, la patata adquiere su máximo desarrollo en el último mes de su ciclo, que es en la época que estamos. Según mis cuentas, las debería de arrancar a mediados de marzo.

Sigo pensando en las posibles causas de que las patatas no hayan tenido un desarrollo adecuado: La semilla la compré certificada, la sembré con las yemas ya iniciadas; la tierra siempre ha tenido la humedad que necesitaba; la temperatura ha sido muy buena, salvo una semana que fueron un poco bajas (no creo que esto las haya parado); las he labrado en su momento; los cultivos que ha tenido la tierra antes de sembrarlas han sido habas y maíz, que les son favorables y no han padecido ninguna enfermedad, ni las he tratado con nada, No se, hablaré sobre el tema con los abuelos del lugar.

Por su parte, las habas primeras, van llegando a su punto óptimo y en pocos días habrá suficientes como para darles buena cuenta. En esta fase, si queremos que las habas estén tiernas, no les debe de faltar el agua. Así pues, las he regado abundantemente con el agua de la acequia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada