AMANTES DEL CAMPO

lunes, 30 de mayo de 2011

LABORES AGRÍCOLAS

Por mitad de la finca del cortijo pasa la acequia Almansa, la recorre por su parte más ancha. Con el año tan bueno de lluvias que llevamos va llena hasta los topes, incluso por algunos lados se desborda.

Pues aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, he conectado los tubos y, en primer lugar, he llenado la alberca, que la tenía media, porque ya estoy regando con el goteo. De momento estoy regando entre una hora y hora y media cada tres días, más adelante les aumento la frecuencia del goteo

Después me puse a regar todo el huerto: pimientos, tomates, calabacines, coliflores, Cherrys, berenjenas, maíz y, por primera vez, los pimientos segundos (algunos ya tienen fruto).

Hablando con Dioni, el responsable de la Finca El Zahorí, para que me reserve púas de mango para este verano, me comentó que era conveniente quitarle a los mangos las ramas cuyos injertos no habían agarrado, y si éstas eran muy gruesas que las sellara con cera u otro producto (yo las lacré como si de una misiva se tratase).

También he pinzado los brotes de los injertos del año pasado cuyo crecimiento había comenzado. Con ello provoco que del mismo sitio surjan varios brotes nuevos (suelen salirle ente 4 y 6). Si no hacemos esta tarea el tallo resultante se suele hacer demasiado largo, tendiendo a doblarse, formándose un árbol deslavazado y amorfo. Con el pinzamiento en cada crecida conseguimos una planta redonda y armónica, con multitud de ramas, que ya en un futuro se irán seleccionando las que vayan a ser definitivas.

Ya no paramos de coger productos, entre todo el fin de semana hemos recogido 11 calbacines, 1 bolsa de pimientos y media bolsa de tomates. Cogí también una coliflor y una bolsa de aguacates.

Al igual que me ha ocurrido en otras ocasiones, cuando menos me lo esperaba, vi sobre una rama de la araucaria grande un camaleón. Qué impresionante, por mucho que los vea, nunca dejan de sorprenderme. Al contemplarlo parecía una prolongación de la rama, que capacidad de mimetismo.

Mi hijo siente con estos animales una atracción especial, ya me costó trabajo convencerlo para que no lo molestara mucho. En otras ocasiones que los ha visto los coge y se los coloca en el hombro haciéndole compañía todo el rato. En esta ocasión pudo reprimir su ansia y lo dejó tranquilo. Hoy lunes todavía seguía sobre las ramas de la araucaria. 

Cuando vea estas fotos el amigo Javier de Madrid se va a morder las uñas pensando: "Quién pudiera estar por ahí". Bueno, bueno, ahora está donde tiene que estar, que seguro que todo va a salir muy bien.

He aprovechado también para limpiar el gallinero. Un aspecto interesante para los que tengan gallinas es colgarles los comederos. La gallina de por sí tiende a escarbar en la comida, movidas por el instinto. Si están colgados los comederos, cuando las gallinas intentan escarbar, éstos se mueven, con lo que no desperdician tanta comida (bueno, la gallina si tira algo al suelo, luego lo pica del mismo, así que lo que por un lado tira, por otro se lo come).


Después, les suelo echar un suelo de paja para que se mezcle con  sus excrementos y no se ponga tan duro.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada